1) La descarga del recurso depende de la página de origen
2) Para poder descargar el recurso, es necesario ser usuario registrado en Universia


Opción 1: Descargar recurso

Detalles del recurso

Descripción

En este trabajo pretendo transitar y dilucidar ciertas metáforas fundamentales del libro El cuarto mundo de la autora chilena Diamela Eltit. Antes me parece necesario hacer un pequeño recorrido por la biografía de la autora, para una mejor comprensión de este estudio. Diamela Eltit nació en Santiago en 1949. Su infancia estuvo marcada por la precariedad económica y por la lectura de los clásicos del Siglo de Oro español y la precoz lectura de Ulises de Joyce . En 1972 se tituló de profesora de Castellano en la Universidad Católica; más tarde, en 1976, obtiene la Licenciatura en Literatura en la Universidad de Chile. Fue cofundadora del Colectivo Acciones de Arte (CADA) en 1977, junto a Raúl Zurita y la artista visual Lotty Rosenfeld. Desde su aparición con Lumpérica en el escueto escenario literario de los ochenta, provocó polémica por la aparente ininteligibilidad de su escritura. Llegada la “Transición”, en la medida que crecía su aura de escritora “críptica” o “hermética”, en los espacios académicos su obra era cada vez más valorada. Creo que parte de esta paradojal recepción se debe a que Eltit rompió con los códigos narrativos tradicionales; en este sentido, me parece importante recordar las palabras del profesor Leonidas Morales: Diamela Eltit es la continuadora del proceso de fragmentación del discurso literario que ya José Donoso había llevado hasta el paroxismo con El obsceno pájaro de la noche , hito que la misma Eltit reconoce como fundamental para el nuevo desarrollo de la literatura nacional . Eltit inaugura una nueva forma de decir, el advenimiento de la obra rizomática , por decirlo de una forma consecuente con el estilo de su escritura, de la multiplicidad no dependiente del sujeto ni del objeto literario, como se entiende tradicionalmente. Diamela Eltit ha publicado; Lumpérica (1983), Por la patria (1986), El cuarto mundo (1988), Vaca sagrada (1991), Los vigilantes (1994), Los trabajadores de la muerte (1998), Mano de obra (2002). Aparte de esto ha publicado dos textos híbridos en cuanto a género literario: El padre mío (1989) y el hermoso trabajo realizado junto a la fotógrafa Paz Errázuriz El infarto del alma (1994). En el año 2000, el profesor Leonídas Morales de la Universidad de Chile, reunió los ensayos y artículos de carácter más teórico y contingente bajo el título de Emergencias. A la hora de hacer una crítica a la actual narrativa chilena, Eltit se presenta como una de las pocas escritoras(es) con un proyecto literario claro, radical e insoslayable. Proyecto iniciado con el descentramiento del sujeto y del objeto literarios, con la desconstructiva aproximación simbólica a las instituciones sagradas de occidente, con la puesta en desnudo del cuerpo, como escritura y como cuerpo primario, atravesado por los discursos hegemónicos. Este proyecto, según mi lectura, ha alcanzado su máxima potencia estética e ideológica en Los trabajadores de la muerte y Por la patria, y su máxima caída en el fiasco narrativo que significó Vaca sagrada, culpable (según mi parecer) de la estigmatización de Eltit como escritora difícil y feminista en el sentido peyorativo de los términos. Pero la coherencia de este proyecto se mantiene con inusual lucidez. Su propuesta literaria se presenta como una nueva formulación de la herencia de las vanguardias históricas, como en su tiempo lo hicieron Vicente Huidobro, Juan Emar y Carlos Drogett. Su narrativa responde a un devenir histórico y estético que pocos autores han sido capaces de experimentar actualmente. Pienso que solo dos escritores han logrado crear mundos autónomos en la literatura chilena de hoy: Diamela Eltit y Roberto Bolaño. Afirmación que debe sonar paradójica, pero no por eso exenta de realidad; fuera de ellos es magro lo rescatable e importante. A partir de poéticas bastante extremas y distantes entre sí, son los verdaderos herederos latinoamericanos del pensamiento vanguardista de los años veinte, en el sentido que son creadores sumamente políticos, críticos, mitólogos, hacedores de una nueva lectura de la identidad latinoamericana (Por la patria, Los detectives salvajes); a esto hay que sumar su postura absolutamente innovadora en cuanto al descentramiento del sujeto narrativo y al juego híbrido con los muy tradicionales estatutos de los llamados géneros literarios. Mi trabajo se centra en El cuarto mundo y, en la medida que este libro es parte de un proyecto, será inevitable establecer una relación “rizomática” con las otras obras. Voy a tratar de exponer una poética de la escritura, a partir de la metáfora que subyace en la figura de los mellizos-amantes en El cuarto mundo (como origen de un nuevo decir) y una aproximación literaria-estética de la ciudad. Me parece que han sido solo tangenciales los aportes críticos sobre ambos temas, privilegiando más que nada lo ideológico (a veces de forma demasiado estereotipada), lo marginal, la fragmentación y la sangre. Esto no significa que no vaya a tratar dichos temas, en un proyecto como este sería imposible semejante olvido, pero mi lectura e interpretación calará más desde una perspectiva decostructiva y universal que de una ideológica, en el sentido literal del término. El desarrollo estará dividido en tres partes para fines metodológicos. La primera parte tendrá relación con el relato mítico inicial; la segunda, con el relato ritual que corresponde a la segunda parte de la novela, teniendo como hilo conductor, en el tratamiento de ambas, la conformación de una nueva visión del sentimiento amoroso, acompañada de la creación de una poética sobre la creación literaria. La tercera parte estará dedicada a la configuración de la ciudad. El marco teórico tendrá como protagonistas ideas iluminadoras de Barthes, Bataille, Deleuze y Foucault; en lo referente a la crítica, se centrará en el libro recopilatorio de Juan Carlos Lértora. Para favorecer el desarrollo de mi estudio, he decidido citar a pie de página el libro estudiado solo una vez, y en la medida que vaya transcribiendo alguno de sus fragmentos, indicaré la página dentro del mismo cuerpo del desarrollo. Por último, no quiero olvidar en mi estudio la alusión a escritores universales, puesto que siempre Eltit es circunscrita a un espacio muy reducido de resonancias literarias, olvidándose que se está hablando de una lectora compulsiva tanto de textos heterogéneos como de signos no textuales: no retratar solo al animal ideológico, político y siempre contingente. Ya existe bastante de eso.

Pertenece a

Cybertesis. Universidad de Chile   NDLTD Union Catalog  

Autor(es)

Mancilla, Jania - 

Id.: 21058

Idioma: español  - 

Versión: 1.0

Estado: Final

Tipo:  text/xml - 

Palabras clavehíbrido  -  mellizos  -  siamés  -  Diamela Eltit  -  literatura  -  ciudad  -  fractura  -  enfermo - 

Cobertura:  177.664 - 

Tipo de Interactividad: Expositivo

Nivel de Interactividad: muy bajo

Audiencia: Estudiante  -  Profesor  -  Autor  - 

Estructura: Atomic

Coste: no

Copyright: sí

: Mancilla, Jania

Formatos:  text/xml - 

Requerimientos técnicos:  Browser: Any - 

Fecha de contribución: 17-jun-2010

Contacto:

Localización:

Otros recursos de la mismacolección

No existen otros recursos

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continua navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.