Mostrando recursos 101 - 120 de 27,791

  1. Así es Chile, así es Colombia

    Vidales, Luis
    Para la vieja concepción sociológica los pueblos son una agrupación de individuos. Era éste el enfoque que correspondía como a la cabeza el sombrero, a las ciencias enumeradoras y catalogadoras y a la filosofía del individualismo, de resultas de lo cual el estudio de masas no entraba en la consideración de la sociedad económica ni, por lo tanto, del sociólogo.

  2. Formas de la conciencia de clase en la Nueva Granada: (1848-1854)

    Colmenares, Germán
    Capítulo VII. El socialismo granadinoEl empleo de la palabra socialismo se ha restringido considerable- mente a partir de los escritos de Marx y con el marxismo ha adquirido un sentido muy preciso que ya no cobija la vaga oposición que se establecía entre el individualismo (de raíz liberal) y una preocupación más amplia, puede decirse que más generosa, que apuntaba a los intereses de toda la sociedad.

  3. La circunstancia social en el arte

    Vidales, Luis
    VII. El ámbito del arte cristiano. Las catatumbasNo hubo cosa que tuviese tan cabal cumplimiento como la prédica escatológica de Jesús sobre "el fin del mundo". Algunos historiadores afirman no haber sido pocos los grandes espíritus de aquellos días que anunciaron lo mismo y que, por andar pregonándolo, ya se sabe lo que le pasó a San Juan Bautista, pero ningún historiógrafo se ha detenido en la honda exactitud del pronóstico.

  4. Las buenas costumbres

    Montezuma Hurtado, Alberto
    Casos suelen suceder en que la información del lector brilla por su solidez y su abundancia, siendo entonces inválido el interés del escritor por presentarle problemas y situaciones para su conocimiento, reflexión y buen consejo. En el caso presente, me parece que huelga todo comentario y que pintar la realidad y exponer las preocupaciones que de ella se desprenden, no sería más que una impertinencia y no quiero incurrir en ella a sabiendas de que el lector no ignora que hace mucho tiempo acabaron en Colombia las buenas costumbres.

  5. La polémica a Liévano Aguirre

    Hanssen, Alfonso
    Se cumplen seis años de la aparición de Los grandes conflictos socio-económicos de nuestra historia escritos por Indalecio Liévano Aguirre. Y a pesar de ser esta la primera parte de una obra más ambiciosa, según las pretensiones expresas del historiador, esa concepción sobre nuestro "ser histórico" prevista por la llamada "historia oficial" no es la misma desde entonces y ha cambiado radicalmente para siempre gracias a la discutida y discutible obra.

  6. Metamorfosis social y humana

    Torres García, Adriano
    Hace cincuenta años Paul Valéry, paseaba a Hamlet entre los osarios de Verdún y le hacía palpar los restos de una absurda matanza. Aseguraba que en adelante las civilizaciones sabrían que eran mortales. Por la misma época Spengles afirmaba que la hora de Occidente había pasado y que había que pensar en hacer las maletas.

  7. La cultura en colombia. 1963-1964: Notas preliminares. Arte, literatura, música y teatro

    Torres León, Fernán
    El título de este trabajo expresa apenas parcialmente su contenido y su alcance.Numerosos fenómenos que se observan y analizan son materia común de ciencias distintas de la sociología, como la economía, la historia, la psicología social, la antropología y, posiblemente, otras más.Su realización completa requiere en lugar de un autor único, el esfuerzo prolongado de un vasto equipo de técnicos y expertos en tales disciplinas.

  8. Cinco ensayos de sociología aplicada

    Delgado, Óscar
    En la bibliografía sociológica de 1959, en Colombia, se registraron cinco ensayos de sociología aplicada. Tres de ellos fueron impresos en el anuario del Instituto Colombiano de Antropología (19), y los demás en dos folletos (15 y 18).

  9. La circunstancia social en el arte

    Vidales, Luis
    El ámbito del arte cristiano. La plástica de Bizancio, última parteSi debe existir correspondencia entre la obra de arte y el material empleado para su ejecución, tal como lo quiere el viejo teorema estético, acaso ningún material tan exacto como el mosaico para la transcripción del arte bizantino, y de ahí su universalización dentro de este. Y no es porque el mosaico ejerza, en tanto que material, influjo sobre el ascetismo de las formas, como se suele creer, sino porque este ascetismo no tuvo campo más favorable para expresarse que el del mosaico.

  10. Los artesanos en las ciudades neogranadinas

    Triana Antorveza, Humberto
    Al igual que otras instituciones religiosas, sociales y económicas que fueron características de la España medioeval, los gremios de artesanos "fueron manifestaciones locales de patronos generales de Europa occidental". De ahí que el proceso de urbanización tanto en la Iberia imperial como en la América indiana se hubiera caracterizado por la transformación de los antiguos siervos de la gleba en gentes libres que dieron lugar a nuevas clases sociales compuestas de artesanos y comerciantes.

  11. La circunstancia social en el arte XI: el "grafismo" social en el arte románico, segunda parte

    Vidales, Luis
    El enfoque que proponemos - (no sobra advertirlo) - no pretende negar los valores espirituales que mueven las formas del arte y, obviamente, sus contenidos, pero sí establecer los orígenes de esos valores, esto es, la causalidad que los conduce a manifestarse. Y esto, como es natural, no sólo es cierto en el campo del arte sino en la historia general del hombre, en el estar de ésta y en su devenir.

  12. La circunstancia social en el arte

    Vidales, Luis
    II. El arte egipcio en la reforma social.La época neolítica fue por muchos conceptos más avanzada en Egipto que en Europa. En el valle del Nilo se trabajaba la cerámica, como arte desarrollado, cuando en el mundo europeo ella era desconocida. Son testimonios de esta afirmación cuchillos de sílex, objetos de arte, adornos en marfil de hipopótamo, vasos en piedras duras. La pintura se aplicaba en la tierra cocida y en el marfil, con temas tales como hombres (siempre en el sentido primario del mito) animales y, lo que más sorprende aún, vegetales.

  13. La república unitaria

    Cruz Santos, Abel
    Abolida la Carta de 1863, por lo que el presidente Núñez llamara "el curso de los acontecimientos", fue convocado, por decreto del 10 de septiembre de 1885, el Consejo Nacional de Delegatarios. No se creyó oportuno elegir por el voto popular el cuerpo constituyente. Se consideró más viable autorizar a los gobernadores de los Estados soberanos para que designaran, por cada uno, dos delegatarios: un liberal independiente y un conservador, para expedir la reforma constitucional.

  14. Formas de la conciencia de clase en la Nueva Granada: (1848-1854) capitulo V

    Colmenares, Germán
    Florentino González supo halagar al presidente Mosquera y hacer parte de su gabinete, a pesar de la resistencia que debía encontrar uno de los conjurados de septiembre en el ánimo del general. La colaboración de un obstinado liberal en un gobierno conservador causó cierto desconcierto en las filas conservadoras.

  15. La circunstancia social en el arte

    Vidales, Luis
    El ámbito del arte cristiano. La plástica de Bizancio, primera parteNo sobra reiterar que la toma de posiciones del cristianismo dentro del Estado y la elevación de sus cánones a ideología de este -y de toda la cobertura social- verificada en el siglo IV con la oficialización de la Iglesia, es el suceso más espectacular de un mundo en bancarrota, en que las viejas ideologías mitológicas habían dejado de sustentar el alimento espiritual del hombre, hacía ya mucho tiempo, a consecuencia de que las bases materiales de la sociedad se habían transformado.

  16. Formas de la conciencia de clase en la Nueva Granada: (1848-1854) capitulo IX

    Colmenares, Germán
    En 1838 monseñor Baluffi, internuncio de la Sede Apostólica en Bogotá, aparecía como uno de los principales promotores de la Sociedad Católica cuyo fin aparente consistía en propagar las máximas del Evangelio. A esta misión se asociaba de manera natural un combate contra el filosofismo en boga. Dadas las circunstancias era muy fácil confundir los fines aparentes con un interés velado por las cuestiones políticas.

  17. La protección social en los gremios de artesanos neogranadinos

    Triana Antorveza, Humberto
    Los gremios y asociaciones gremiales constituyeron sin duda grupos de cooperación, necesarios para el funcionamiento de la vida diaria. Naturalmente que la amplitud y características de los mismos variaron en nuestro país, si se los compara con otros similares en España o América hispana, por razón del ambiente natural, la economía que los cobijó y la tecnología conocida.

  18. Formas de la conciencia de clase en la Nueva Granada: (1848-1854) introducción

    Colmenares, Germán
    Los agentes históricos- Una de las preocupaciones dominantes de la mayoría de los historiadores colombianos ha consistido en acumular razones destinadas a "probar" la veracidad de algunos hechos que contribuirían a desacreditar la tradición de un partido político. Es frecuente, por ejemplo, la alusión a "los puñales del 7 de marzo" para referirse, con una frase consabida pero plena de sugerencias, a la elección de José Hilario López, verificada por el congreso en el recinto de Santo Domingo, para el período presidencial de 1849 a 1853. No puede descartarse el hecho de que se haya ejercido cierta forma de violencia...

  19. Formas de la conciencia de clase en la Nueva Granada: (1848-1854) capitulo III

    Colmenares, Germán
    El problema político de la religión y sus supuestos - Quien quisiera definir el fondo mismo de las controversias politicas en el siglo pasado debía recurrir forzosamente a una antítesis bastante simple que tenía el privilegio de ser clara. La oposición neta entre creyentes y "rojos", entre católicos e irreverentes, parecía encerrar la razón última de una discusión apasionada que se desenvolvía en una secuencia de puntos accesorios que concernían a la tradición y a la novedad, al atraso y al progreso.

  20. Proceso a las ciudades colombianas

    Cortés Ahumada, Ernesto
    En Colombia, como en ninguno de los países latinoamericanos, donde quiera vemos contemplamos ciudades.Esto es tan cierto como su contrario: que el campo está solo y, sobre todo, que el campesino sigue siendo mera alma rural, agreste y primigenia.Sería, sin embargo, lamentable que esta afirmación se tomara por su lado abrupto, es decir, como suceso simplemente estadístico.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continua navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.